EMPRESA

Nuestra familia siempre ha tenido vocación vinícola. A principios de los años noventa iniciamos la primera experiencia de elaboración de nuestro vino, reanudada ahora en la nueva bodega de una forma moderna e innovadora, con el mismo amor y la misma pasión de entonces por nuestro trabajo, nuestros viñedos y nuestra tierra.

HISTORIA

En 1914 nuestro abuelo Luigi emigró a los Estados Unidos. Salió en el buque "Palermo" del puerto de Nápoles hacia Nueva York, para trasladarse después a Boston y posteriormente a Chelsea. Después de un siglo, hemos construido nuestra bodega en el lugar que él compró con los frutos de su trabajo, y con afecto y reconocimiento le hemos dedicado nuestro primer vino, el Celsì.

FILOSOFÍA

A menudo nos preguntamos por qué cultivamos la uva aglianico en nuestros viñedos. Nuestra elección se debe al respeto por el territorio y por la tradición familiar, que de nuestros abuelos pasó a nuestros padres y continúa con las nuevas generaciones. La respuesta está en la vitalidad de esta tierra volcánica, donde el aglianico manifiesta su verdadero carácter, donde nace el "Taurasi" más auténtico. Los vinos que producimos expresan el compromiso familiar de respeto por el medio ambiente y la naturaleza, con un objetivo constante: la calidad. Trabajamos para permitir la trazabilidad de nuestros productos, uniendo el conocimiento de la tradición con la innovación y la investigación.

TERRITORIO

Nos encontramos en la pequeña aldea rural de Paternopoli, en el centro de la zona de Taurasi, en Irpinia, donde el trabajo del hombre de campo convive con la naturaleza. En la tierra de los lobos y de las hogueras, de los castillos y de las tarantelas, nuestros viñedos crecen en un paisaje apacible, florido y con muchas peculiaridades cuyos matices conservamos y cuidamos en nuestros vinos. El territorio es rico en antiguas tradiciones y en lugares para visitar, desde el Castillo de Gesualdo a la Abadía del Goleto, pasando por el santuario de Mefite, nombrado por Virgilio en la Eneida. También encontramos productos típicos, un verdadero cúmulo de sabores entre los que destacamos el Brócoli Aprilatico de Paternopoli.